Una Mujer adelantada a sus tiempos

Fecha : 08/03/2019
Por Leonel Claros Clemente, Ingeniero Comercial
 

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer, siendo el lema elegido por la ONU Mujeres para este año “Piense igual, construya inteligente, innovar para cambiar”. Sin duda, existen muchas mujeres ejemplos de la lucha por la causa feminista, pero quisiera traer a la memoria a Doña Wanda Clemente Garate, asistente y dirigente social, ariqueña destacada y quien hoy, después de diez años de su partida a su eterno descanso, sigue presente entre nosotros con sus ideales y legado, los cuales coinciden con lo planteado por este organismo internacional.

Sobre la Igualdad de derechos, destacable es el hecho que, durante su trayectoria académica, no sólo fue siempre la mejor alumna del curso y elegida mejor compañera sino que también elegida representante de sus colegas desde sus inicios en el Liceo de Arica hasta su egreso de la Universidad de Chile, probando que la excelencia no era solamente cosa de hombres.

Una vez producido el Golpe de Estado, al igual que muchos de nuestros compatriotas, fue apresada, enjuiciada por los tribunales de Guerra, relegada a Chiloé, para luego ser decretado su exilio a Canadá y EE.UU, batallas que fue enfrentando sin miedo y con la certeza de que se cometía una injusticia por el sólo hecho de pensar distinto y aspirar a una sociedad ecuánime.

Si bien logró estabilidad económica en el hemisferio norte, creía que podía entregar más en lo social, por lo cual, junto a su marido, deciden trasladarse a Mozambique, uno de los países más pobres del mundo, para aportar en temas de educación, salud y protección de la infancia.

Allí, como mujer, debió redoblar esfuerzos para legitimarse como mujer blanca profesional dado la cultura machista reinante ejemplificada en hechos como el permitir la poligamia masculina y la legitimización de la “compra” de esposas de corta edad, desafío que enfrentó sin miedo ni prejuicios, a pesar de haber tenido que laborar en lugares remotos sin luz, agua, caminos y amenazada por descarnadas guerras internas propias de un continente dividido. Fue fiel a su lema: “No debemos tener miedo a las diferencias, nos enriquecen”.

Supo construir inteligentemente sus obras. Estando relegada y con trabajo en la Vicaría de la Solidaridad, apoyó aquellos más desvalidos, que se encontraban desorientados, en condiciones pobreza extrema y sin información del paradero de sus parientes. El exilio en Canadá no fue impedimento para crear, allí fundó junto a otros compatriotas la Calgary Chilean Association dedicada a solidarizar con nuestro país y crear conciencia de lo que aquí acontecía. Usual era verla marchando, en huelgas de hambre, organizando eventos benéficos o reunida con distintas autoridades. En África, ayudó a crear como docente formadora la Escuela de Servicio Social del Instituto de Ciencias de Salud que subsiste hasta hoy y donde se mantiene una placa recordatoria de ella, además se destacó por su permanente esfuerzo por unir a la colonia chilena existente en campañas de apoyo a la obtención de la democracia en su país. Al regreso del exilio, participó activamente en la Comisión de Derechos Humanos denunciando los atropellos de los últimos años previos a la transición. De allí, transitó a diversos cargos públicos en SERVIU, la Dirección de Desarrollo Comunal, como Alcaldesa Subrogante, Seremi de Trabajo y socialmente en el Centro de la Mujer dependiente de Sernam y la Oficina de Protección de los Derechos la Corporación de Formación Laboral al Adolescente (CORFAL), quien mantiene una Casa de Acogida con su nombre. En cada una de estas instancias no trabajó sola, entendía el poder de la unión, sobre todo entre las mujeres. De allí que su principal fortaleza era poder motivar y unir a la gente: “Las luchas no se gana solas, si las ganas solas, probablemente habrás perdido”.

Siempre entendió que debía Innovar en lo Social buscar crear espacios e instancias nuevas sin temerle al cambio tal como lo demuestra su diversa trayectoria laboral. Creyó en que había que marchar unidas y que la división hacia perder fuerzas, aportaba sus días de descanso para obras sociales para poder llegar a más gente, compatibilizaba su vida familiar con sus tres hijos con la solidaridad a los más desposeídos, era normal pasar un domingo en familia en un orfanato o ayudando a reconstruir jardines, pero sobretodo destacó el poder de la empatía y carisma para poder generar cambios en la gente, decía que una buena cara, sonrisa y conversa amena lograba tanto o más que un apoyo temporal o monetario.

Como muchas mujeres que luchan por destacarse, se enfrentó a la envidia y el machismo, por más amargo que fueran esos momentos, no se detuvo en su meta de lograr una sociedad más justa y honesta. No puedo dejar de mencionar, que estando ya en Chile debió luchar para que se le restaurará la ciudadanía Chilena arrebatada por razones políticas, lo cual ocurrió por medio de una sesión secreta del Senado, cuyo desarrollo permanece bajo reserva hasta el día de hoy. Hasta en esas cosas marcaba diferencias.

A pesar de haber partido hace ya 10 años, los ideales por los cuales luchó se encuentran más vigentes que nunca entre las mujeres. Aún falta concretar el acuerdo del Concejo Municipal de que una población llevará su nombre. Por ello y muchas cosas más, tengo el orgullo y dicha de poder decir que esta MUJER íntegra y luchadora aún vive entre nosotros y es nuestra MADRE ¡Gracias Wanda! 

 
 
 
  Más Publicaciones
Crecimiento en economía, derechos de los niños y modernización
Promociones y ofertas
Una Mujer adelantada a sus tiempos
Repensar la educación para cambiar el sistema patriarcal
Derechos en servicios básicos
Clima vs Infraestructura Crítica
Recomendaciones compras escolares
Jesús Vidal, un “campeón” discapacitado

 

 
 


CHASQUIS - Razón Social: Goncalves Flores Udo Joao y Otra - Humberto Palza 3609, Casa 35, Arica - Teléfono: 58-2311577
Director Responsable: Udo João Gonçalves Flores - E-mail: director@chasquis.cl
Representante Legal: Udo João Gonçalves Flores - Todos los derechos reservados www.chasquis.cl